El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Lugo, Cheché Real, ha dicho este viernes que, si bien cualquier ayuda es «bienvenida», las fijadas por la Xunta de las que se puede beneficiar el sector -hasta 9.000 euros- son «insuficientes».

De hecho, Real va más allá y en vez de subvenciones ha reclamado «indemnizaciones», dado que se les «impide» abrir sus establecimientos y por tanto «la situación se está volviendo muy crítica», más aún en subsectores como el ocio nocturno y el alojamiento.

En cuanto a los alojamientos, como hoteles, casas de turismo rural o apartamentos, ha señalado que «no tienen clientes» debido a los cierres perimetrales, a pesar de que «no están cerrados como el resto de la hostelería». Aún así, ha descrito que «la situación es tremenda».

Además, el presidente de los hosteleros de Lugo ha advertido, seguidamente, que «los brotes siguen creciendo pese a que la hostelería está cerrada» porque «se vienen produciendo en reuniones familiares o en reuniones de otro tipo». «En definitiva, reuniones que no tienen nada que ver con nuestro sector, que está pagando el pato de todo esto desde hace nueve meses con restricciones y limitaciones», ha denunciado Cheché Real.

Asimismo, el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Lugo ha recordado que todo ello ya se lo han transmitido tanto al Gobierno como a la Xunta: «Que nosotros no somos los causantes de los contagios sino más bien todo lo contrario, porque en nuestros locales hay un control absoluto de las pautas y protocolos a seguir y no en ese tipo de reuniones que se suceden cuando la hostelería está cerrada».