El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha recalcado este lunes en Lugo que confía en que Alcoa «actúe de buena fe» para proceder a la venta de la factoría en San Cibrao, Cervo, al tiempo que ha lanzado un aviso: «No contemplamos ninguna posibilidad que no sea mantener abierta» la planta.

No en vano, ha recordado que «el auto del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) es muy claro y acredita que cerrar las cubas podría suponer el cierre definitivo y la disolución de la compañía». Al tiempo, ha señalado que en diciembre se conocerá la sentencia sobre el ERE y ha sugerido que «ese fallo va a ser clave» en el futuro de la planta mariñana.

«Nosotros esperamos de Alcoa que actúe con coherencia, de acuerdo con el auto del Tribunal Superior; que actúe de buena fe para poder transferir la propiedad a una compañía que esté dispuesta a gestionarla y el Gobierno central y la Xunta trabajamos en ese escenario», ha recalcado.

También ha confirmado «contactos» con la multinacional. «Estamos manteniendo contactos con Alcoa, lo cierto es que Gobi, comité de empresa y Xunta tuvimos un contacto la pasada semana», ha relatado, para insistir en que, «si a alguien no le interesa un negocio, lo mejor es que pase el relevo a otros que les interesa ese negocio para mantener los puestos de trabajo».

«TRANSICIÓN»

Finalmente, el presidente gallego se ha reafirmado en que «no se contempla ninguna posibilidad que no sea mantener abierta» la planta de A Mariña para «producir aluminio primario», y para ello «se está acometiendo una transición pacífica para Alcoa y para el comprador futuro de esa factoría».

«España necesita aluminio primario y donde se hace es en A Mariña lucense», ha zanjado.