Los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao han suspendido la protesta que tenían prevista para el próximo viernes en A Coruña tras conocerse la decisión de la Xunta de cerrar la comarca de A Mariña, en donde se encuentra la empresa, durante los próximos cinco días debido al brote de COVID-19 registrado.

El comité de empresa, que retomó las protestas con la desescalada de las medidas para frenar el coronavirus. Alcoa presentó un expediente de regulación de empleo que amenaza 534 puestos y que se encuentra en fase de negociaciones.

Además, el próximo martes, los trabajadores tenían previsto mantener una reunión en Madrid con el Gobierno central, a la que tampoco podrán desplazarse con las restricciones a la movilidad impuestas al distrito sanitario de A Mariña. Para este encuentro están «buscando soluciones», indicó el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan.