Los futuros sanitarios y juristas gallegos están mayoritariamente a favor del suicidio médicamente asistido y de la eutanasia, prácticas tipificadas aún hoy como delitos en el Código penal español. Un estudio hecho en la Universidad de Santiago de Compostela, entre estudiantes de Medicina, Enfermería y Derecho revela una “actitud positiva” generalizada entre estos hacia la eutanasia y el suicidio asistido, así como hacia su legalización.

La mayoría de los participantes en la encuesta (84 %) consideró que las personas deberían poder decidir libremente su propia muerte. Y el 71 % apoyó la opinión de que debería ser aceptable que otra persona ayude a alguien a morir si se lo solicita.

Entre los que defienden estas prácticas, la mayoría cree que respetar la autonomía de los enfermos para morir dignamente es superior a la vida, y la mayoría de los que no estaban de acuerdo pensaba que la vida humana es más valiosa.

Por especialidad, en general los estudiantes de Medicina valoraron más la autonomía del paciente que los de Derecho.

Pero “los resultados muestran que la actitud de los estudiantes de Medicina hacia la eutanasia y el suicidio asistido es positiva y similar a la de estudiantes de Enfermería y Derecho”, se destaca en el estudio.

Más detalladamente, se observó que el porcentaje de estudiantes de estas ramas a favor de la eutanasia (75 %) es mayor que hacia el suicidio médicamente asistido (54 %). También se constató una mayoritaria actitud positiva hacia la legalización de estas prácticas.

Este mayor apoyo a la eutanasia que a la muerte asistida “es inusual”, ya que “contrasta con los estudios publicados anteriormente” por otros investigadores, subrayan los autores de la encuesta, que deducen de esto que “es esperable que ayudar a un paciente para quitarse la vida sea más aceptable que el hecho de que el médico la quite directamente”.

Sobre la legislación, se encontró que el 62 % de los estudiantes estaba informado sobre la ley y el 68 % creía que se debe cambiar para legalizar estas prácticas.

El porcentaje de encuestados que estaban dispuestos a participar en tales prácticas fue menor que los que se declararon a favor de tomar parte. Aun así, casi la mitad de los encuestados declararon estar dispuestos a participar en eutanasias, y una proporción menor en la muerte asistida.

Las cifras de estudiantes dispuestos a participar en estas prácticas también son “claramente más altas que las descritas en otros estudios” similares hechos por investigadores de otros lugares en el mundo.

Por último, se encontró que el contexto cultural, las creencias religiosas y la filosofía personal están relacionados con las actitudes hacia estas prácticas.

Los resultados han sido publicados en la Revista Bioética, en un estudio titulado ‘Actitudes hacia la eutanasia y el suicidio médicamente asistido en estudiantes universitarios españoles’, firmado por los investigadores María Sol Rodríguez Calvo, José Luis Soto, Isabel María Martínez Silva , Fernando Vázquez Portomeñe  y José Ignacio Muñoz Barús.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Tu nombre