La inmunóloga África González ha señalado que las variantes de la covid-19 identificadas pueden causar la pérdida de parte de la respuesta del sistema inmunológico que genera la vacuna, «pero nunca al 100%», por lo que ha remarcado que «es mejor siempre estar vacunado», y ha apostado porque las personas que completen la pauta mantengan las medidas de seguridad por el momento dada su capacidad para contagiarse y transmitir el virus.

En una entrevista concedida a RNE, recogida por Europa Press, ha explicado que las vacunas disponibles se han desarrollado contra la variante europea, que «ya es distinta a la original china», y «cubren la británica», pero su eficacia «disminuye en torno a un 40%» frente a la sudafricana.

Aunque ha destacado la conveniencia de la realización de más estudios con otras variantes, como la india, para ver si disminuye la respuesta del sistema inmunológico de las personas vacunadas frente a la enfermedad, ha remarcado que «no están apareciendo nuevas cepas», ya que el sars-cov-2 muta, pero no tanto como otros, como el del VIH.

«Hablamos de variantes que tienen algunas mutaciones en zonas concretas que hacen que pueda perderse parte de la respuesta», ha explicado González, que ha recalcado que la eficacia «nunca» se anula «al 100%» según los estudios realizados hasta el momento, por lo que «es mejor siempre estar vacunado».

Ante el avance de la pandemia en India, ha puesto el foco en que este país no adoptó medidas de seguridad como la utilización de mascarillas y el mantenimiento de la distancia interpersonal «en el momento oportuno» y ha resaltado la necesidad de analizar la variante detectada en este país asiático para conocer «si es más virulenta, más contagiosa y más letal».

VACUNA DE ASTRAZENECA

En cuanto al próximo vencimiento del plazo aconsejado para la administración de la segunda dosis de la vacuna de la farmacéutica AstraZeneca a colectivos esenciales y la suspensión de la misma a menores de 60 años, ha apostado por inocularla a todas las personas que recibieron el primer pinchazo.

Así, la catedrática de Inmunología en la Universidade de Vigo (UVigo) ha remarcado que los estudios llevados a cabo con esta vacuna analizaron la respuesta de las personas que completaron la pauta y ha insistido en que «los efectos rarísimos» vinculados a casos de trombos se detectaron en personas que habían recibido la primera dosis, pero «nunca después de las dos».

Asimismo, ha señalado que la segunda dosis administrada debería corresponder a la misma marca comercial que la primera, aunque ha valorado que se estudie si es compatible completar la pauta con una segunda vacuna por si resulta preciso actuar de este modo por falta de suministro de alguna farmacéutica.

No obstante, la inmunóloga ha apuntado que los estudios realizados mostraron que la administración de una segunda dosis de una vacuna contra la covid-19 en personas que padecieron la enfermedad puede conllevar episodios febriles o inflamatorios, por lo que ha considerado que en este caso sería suficiente inocular solo la primera para reforzar sus defensas.

También ha indicado que se contempla la posibilidad de que la protección aportada por la vacunas de RNA, como la de Pfizer, pueda presentar una menor duración que la de las de adenovirus, si bien ha incidido en que el sistema inmunitario del 80% de las personas «es capaz de controlar este virus» y que solo un pequeño porcentaje de los contagiados precisa de cuidados críticos.

MANTENIMIENTO DE MEDIDAS

Pese a ello, ha remarcado que las medidas de seguridad como la utilización de mascarilla y la distancia interpersonal deberían mantenerse durante un tiempo dado que, aunque «parece que está bajando» el nivel de nuevos contagios en España, «todavía se está muy lejos de una incidencia baja». Además, ha rechazado que deba permitirse que las personas vacunadas no cumplan las medidas de seguridad debido a que se ha comprobado que pueden contagiarse y transmitir el virus.

En relación a los niños, ha apuntado que «varias publicaciones muestran que se contagian menos, transmiten menos el virus y suelen tener síntomas menos leves», por lo que ha considerado que «no es el sector más importante» para el proceso de vacunación. Sin embargo, dentro de los menores, ha señalado que los adolescentes presentan un caso diferenciado por su contacto en centros educativos y sus relaciones sociales y familiares.