El presidente del RC Celta, Carlos Mouriño, se ha mostrado muy crítico este jueves con Denis Suárez y Santi Mina, «dos jugadores que están afectando a la imagen del club», y sobre los que tiene claro que «los que han cometido el error han sido ellos» y no el club, aunque su situación sí les afecta para abordar nuevos fichajes.

«No les vamos a rescindir para que nos cuente la amortización en el tope salarial de este año, ninguno de los dos me repercuten para poder fichar a otro jugador. Los que han cometido el error han sido ellos, no el Celta. Eso no lo vamos a premiar», explicó Mouriño en una rueda de prensa convocada para abordar ambas situaciones.

El dirigente reconoció que «entre Denis y Santi Mina se llevan el 20 por ciento de toda la plantilla» en cuanto al peso de sus salarios. «No voy a entrar en detalle en cómo afecta a la plantilla, pero nos afecta mucho, no vamos a poder reforzar al equipo como lo teníamos pensado», advirtió.

El máximo mandatario del equipo gallego fue muy duro con el centrocampista, del que dice que «su único fin es desprestigiar al Celta» y que ha cometido «una traición al club, a la institución y a la cantera».

«Ha habido un jugador que lleva un año haciendo una gran campaña de desprestigio contra el club en sus redes sociales, en informaciones no confirmadas y en opiniones», comentó Mouriño, que calificó la situación de Suárez de «irreversible».

El presidente céltico relató que «más o menos» tuvieron un problema «no con él, con todos los jugadores que pertenecían a una agencia» entre los que también se encontraba Iago Aspas. «Buscamos una solución correcta y amigable. A los dos días de que pasara el incidente con la mayoría de jugadores nos dimos un abrazo, se quedaron con el Celta y no con la agencia de representación que tenía Denis (Suárez)», advirtió.

La decisión que tomó entonces el centrocampista no sentó bien en el club. «Si lo llamamos por su nombre, nos sentimos muy traicionados con aquella operación», apuntó. Desde entonces, el club busca una salida para el futbolista. «Denis tuvo todo un año para buscarse equipo, pero quería irse libre y no lo hizo. No vamos a ayudarle más, es pasado para nosotros», aseveró.

«LO QUE ESTÁ HACIENDO DENIS ES FORZARNOS A QUE LE DESPIDAMOS»

«Le hemos pasado cuatro ofertas de equipos y algunos le pagaban más que el Celta, pero como nos beneficiaban porque cobraba o cambiaba a algún jugador por otro, las rechazó todos. Hubo un equipo que le pagaba en tres años 12 millones de euros netos y lo rechazó por perjudicar al Celta. En otro equipo que jugaba Champions y nos ofrecía cierto trueque de jugador le pidió una millonada para que no se hiciera la operación. No se quiso ir bajo ningún concepto», aseguró Mouriño.

Para el mandatario, el centrocampista «no se quiere ir» porque quiere «forzar exclusivamente» el marcharse libre a otro equipo «y ganar más dinero». «Lo que está haciendo Denis es forzarnos a que le despidamos y pueda tener un premio por haber traicionado al Celta. Eso no lo voy a permitir, ni a consentir, contra eso voy a luchar», destacó.

El dirigente dejó claro que es «tremendamente mentira» que el jugador esté muy ofendido por ser apartado, algo que Mouriño dice que es «tremendamente mentira» y que «hace un 70 por ciento igual que los demás, pero se hace la víctima».

«Que haga lo que quiera hacer, demandarnos, seguir haciendo su publicidad, mover sus redes sociales, no nos vamos a mover. Denis no va a salir del Celta si no es porque el Celta acepta un traspaso. Hay un contrato que cumplir, le pagamos y él se queda», sentenció.

En este sentido, tiene claro que «en el primer partido de liga» irá a Balaídos «pase lo que pase» con Denis Suárez «con la cabeza muy alta» por las decisiones que ha tomado aunque le cuesten «algún silbido» porque fueron las correctas para el club.

«EN LA OPERACIÓN RETORNO DE SANTI MINA ME EQUIVOQUÉ, LO RECONOZCO»

El presidente del conjunto vigués también valoró el caso de Santi Mina, recientemente reincorporado al club tras su condena por abuso sexual. «Igual que en el caso de Denis, le hemos conseguido dos equipos para que se vaya a jugar fuera de España, pero se quiere ir libre, volvemos a premiar al que se hace mal», lamentó.

«No le voy a liquidar su contrato y pagarle lo que quiere para que se vaya al mismo equipo que le ofrecí. Esa situación es también irreversible como es la de Denis», esgrimió Mouriño, que ante la pregunta de por qué no incluyó en el contrato una cláusula para rescindir al jugador en caso de que fuera condenado, reconoció su error. «Era mi deber tomar esa precaución, pero no lo hice», confesó.

«Es algo que yo también me pregunto. En aquel momento nos dejamos llevar mucho. Era un jugador que estaba con una duda tremenda, él y sus abogados nos convencen de que no ha hecho nada y de un tipo de extorsión que le querían hacer. En esa operación retorno me equivoqué, pensado lo que pasó después, lo reconozco», remarcó.

Actualmente, el delantero se encuentra «entrenando con el resto». «Tiene una condena que no es firme y tiene los mismos derechos que los demás. Le seguiremos pagando en su momento, pero nos ha hecho un grave perjuicio y haremos las reclamaciones necesarias cuando la condena sea firme», declaró.

Sobre la posibilidad de resolver a corto plazo su situación contractual, Mouriño no esconde que es «un problema». «Si lo rescindo tengo que pagarle todo el contrato, entonces lo estoy premiando. Él comete un error, yo le pago los tres años de contrato y él mañana ficha por otro equipo. Eso no es factible en ninguna empresa, no lo vamos a hacer», puntualizó.

Finalmente, el mandatario dejó fuera de estas situaciones al entrenador, Eduardo Coudet, cuya opinión califica de «muy válida siempre que no interfiera en las decisiones de la directiva». «Con Coudet tenemos una gran relación, pero hay cosas que son exclusivamente de club y en las que nadie puede intervenir. Tiene todo nuestro apoyo, dirige al equipo, pero hay cosas en las que no puede intervenir», zanjó.