La Xunta ha acordado suspender temporalmente el expediente administrativo abierto en agosto contra LaLiga y el Club de Fútbol Fuenlabrada a la espera de la resolución del caso en la vía judicial, que se encuentra en manos del Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña.

La decisión de archivar temporalmente el expediente, ratificada por el Consello de la Xunta este jueves, se produce a instancias de los servicios jurídicos de la administración, que recomiendan dar este paso al entender que el ámbito judicial prevalece ante el administrativo.

Además, la asesoría jurídica del Gobierno gallego aprecia la necesidad de evitar que se produzca una «contradición» entre la jurisdicción penal y la administrativo y reducir así el «riesgo jurídico» que podría suponer.

Este informe jurídico va a acompañado de otro documento realizado desde el punto de vista sanitario y epidemiológico que la Administración autonómica ha trasladado al juzgado que instruye el viaje del club madrileño a la ciudad de A Coruña para disputar la última jornada de la temporada 2019/20 de la Segunda División ante el Deportivo.

Esta investigación, encabezada por el epidemiólogo Juan Gestal, determina que el Club de Fútbol Fuenlabrada «incumplió gravemente su obligación de declarar urgentemente un brote de cuatro casos de Covid-19» y, por tanto, se saltó «los protocolos sanitarios» al trasladarse a la ciudad herculina a jugar un partido contra el Deportivo de La Coruña en julio del año pasado.

Según el informe encargado por el Gobierno gallego para aportar a la causa judicial, los servicios médicos del club de fútbol no actuaron correctamente puesto que el coronavirus ya era una enfermedad «de declaración obligatoria urgente», por lo que los primeros positivos tenían que haber sido comunicados a Salud Pública de la Comunidad de Madrid.

El documento especifica que el protocolo del Ministerio de Sanidad ya establecía en aquel momento que un brote era «cualquier agrupación de tres o más casos con infección activa en el que se estableció un vínculo epidemiológico», con lo que critica que tanto la Liga como el Fuenlabrada no lo consideraran como tal y no lo hicieran público.

Aunque los jugadores que se trasladaron hasta la ciudad tuvieran, añade el informe pericial, «una PCR negativa del día anterior» no exime, argumenta, «a la Liga y al Fuenlabrada de la grave negligencia de realizar el viaje». Como sucedió, apostilla el texto, los miembros del club «eran contactos de positivos y podían estar desarrollando la infección».