El sector gallego de eventos y espectáculos se ha unido este jueves al de todo el Estado en una serie de protestas con las que ha querido visibilizar su «delicada» situación y reclamar al Gobierno «medidas urgentes» para garantizar su supervivencia.

Se trata, han explicado, de un sector con una fuerte «fragilidad estructural» y una «inseguridad jurídica alarmante», lo que hace de él «uno de los más castigados por la crisis sanitaria». «Fue este sector uno de los primeros en suspender su actividad y, seis meses después, la parálisis sigue siendo la nota dominante», explican desde la Asociación Sindical de Profesionais Técnicos do Espectáculo (Tesgal).

Por ello, los integrantes del sector se han manifestado este 17 de septiembre en 28 ciudades españolas –entre ellas Santiago– para dar visibilidad a su situación, unas concentraciones «controladas y limitadas» a las que ha sido necesario acceder con ticket previo y respetar las medidas de seguridad. En Vigo también estaba convocada una protesta, pero la intensa lluvia caída esta tarde ha obligado a suspenderla.

El movimiento, que se presenta bajo el hashtag #AlertaVermella –#Alertaroja a nivel estatal– insta al Gobierno de España a «tomar medidas urgentes en las próximas semanas» para «garantizar la supervivencia del sector», así como a «crear de inmediato una mesa sectorial que dé prioridad a la regulación a través de la negociación de un convenio colectivo sectorial de ámbito nacional».

Entre las medidas urgentes que reclaman está la «reactivación automática de las agendas culturales y de eventos de las administraciones públicas», en especial de las entidades locales, «bajo el estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad sanitaria»; la prórroga de la prestación especial por cese de actividad, la prórroga de los ERTE o la aplicación de IVA reducido en los sectores vinculados a la cultura y los espectáculos.