El diputado del BNG Luís Bará ha atribuido «continuos vaivenes» a la Xunta en materia de residuos, a lo que la directora xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático, Sagrario Pérez, ha respondido señalando que es el Gobierno central el que, a su juicio, perpetra una «agresión» a ayuntamientos por la ley básica que incorpora impuestos «que le van a costar» a los municipios.

Ha sido en la comisión parlamentaria de medio ambiente donde Bará ha preguntado este viernes por los criterios del Ejecutivo autonómico para bonificar el 15% del canon de Sogama.

Fue el propio presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, quien anunció en su día que este ejercicio se introduciría una bonificación del 15% en el recibo de Sogama a todos los municipios que se comprometan a instalar el quinto contenedor, el contenedor marrón, para seguir mejorando el procedimiento de separar residuos.

«Hay que priorizar el compost. Ustedes quieren que funcione mal para poder quemarlo en Sogama. No quieren que funcione bien o tienen otros intereses inconfesables. Tienen que incentivar el compostaje local, y no excluir», ha recriminado el nacionalista.

Por su parte, la titular de Calidade Ambiental ha replicado que «sí se apuesta» por el compost y ha advertido que el 73% de los ayuntamientos que están en el sistema Sogama se podrán beneficiar de la bonificación y «muchos» de los restantes, también.

EÓLICO

Al margen de esto, Bará y Pérez han cruzado reproches por la tramitación de proyectos eólicos, al asegurar el diputado del Bloque que «no es de recibo» lo que está haciendo la Xunta con la emisión de declaraciones de impacto ambiental y ha avisado de que la formación hará «todo lo posible por parar este ataque sin precedentes contra el país».

«Antes», ha remarcado la directora xeral, deberán «hacer examen de conciencia». Y es que, según ha incidido, la situación actual es «consecuencia del decreto estatal».