El vicepresidente económico, Francisco Conde, ha defendido, durante una reunión con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), la necesidad de la cooperación institucional entre la Administración autonómica y los ayuntamientos, en el desarrollo de la energía eólica, «buscando que sea compatible con la protección de en medio ambiente y de las actividades del sector primario».

Así, con el objetivo de realizar una planificación ordenada que permita «aportar seguridad jurídica a los proyectos eólicos y respetar el medio natural», la Xunta recuerda que, a través de la ley de medidas fiscales y administrativas que acompaña a los presupuestos del 2022, establecerá a partir del próximo mes de enero una moratoria de 18 meses para poder tramitar los 275 expedientes que tiene ahora mismo sobre la mesa y que suman 7.200 MW.

Esta norma incluiría a los proyectos de tramitación autonómica, parques de menos de 50 MW, exceptuando aquellos proyectos que tengan una clara incidencia territorial por su entidad económica y social, posean una función vertebradora y estructurante del territorio y sean declarados como tal por el Consello.

Al mismo tiempo, no impedirá la modificación de los proyectos ya admitidos a trámite.

LIMITACIÓN EN LA DISTANCIA DE LOS AEROGENERADORES

En la misma línea, Conde ha recordado en la reunión que la ley de medidas también acuerda una nueva limitación en la distancia de los aerogeneradores con respeto a los núcleos de población, pasando de los 500 metros actuales a una distancia que se calculará multiplicando por cinco la altura del aparato; es decir, en un eólico de 200 metros, la distancia con respecto a las viviendas será de un kilómetro.

«Todos los proyectos que se puedan llevar a cabo en Galicia seguirán contando con todas las garantías técnicas, jurídicas y ambientales, y cumpliendo la máxima de que tramitar no es lo mismo que autorizar», ha destacado Conde, al tiempo que ha recordado la imposibilidad de implantar parques eólicos fuera de las áreas incluidas en el Plan sectorial eólico, así como en los espacios de la Red Natura.