La Xunta se encuentra a la espera de los resultados de analíticas realizadas en relación con una minera de Santa Comba (A Coruña) para determinar si procede «un nuevo expediente sancionador».

Así lo ha destacado la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, en respuesta a preguntas del BNG en la comisión de ordenación territorial.

Según ha informado la responsable de Augas, el pasado 11 de noviembre se recibió una alerta del servicio gallego de emergencias y en consecuencia «se realizaron inspecciones» y «se tomaron muestras» en el interior de la instalación.

«No tenemos todavía los resultados de las analíticas, pero en el caso de superar los parámetros procedería un nuevo expediente sancionador», ha indicado.

En su turno de réplica, la nacionalista Iria Carreira, que ha avisado sobre las noticias relativas a vertidos contaminantes procedentes de la antigua mina de Varilongo, en Santa Comba, ha calificado de «extrema gravedad» los hechos y ha reclamado a la Xunta «informar a los vecinos».

SOGAMA

A continuación, ha sido el diputado Luis Bará, también del Bloque, quien ha interrogado a la directora xeral de Calidade Ambiental, Sagrario Pérez, sobre la licitación del contrato de la planta de incineración de Sogama en Cerceda.

Y es que a su juicio, se trata de un megacontrato de 10 años «que compromete» y está «rodeado de sombras». Los nacionalistas, ha dicho, tienen la «sensación» de que fue «una adjudicación precocinada» y advierten de que eso va «contra a libre competencia».

Por su parte, Sagrario Pérez, como directora de Calidade Ambiental, ha defendido la labor del complejo de Sogama y ha asegurado que la adjudicación está «alineada» con los objetivos que marca Europa.