La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, ha asegurado que hubo «consenso» y «diálogo» con los vecinos y administraciones de los municipios en los que se localizarán las plantas de biorresiduos, «necesarias» para la instalación del quinto contenedor antes de junio de 2022 -tras la ampliación del plazo por parte del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco)–.

En respuesta a una pregunta formulada por el grupo socialista este miércoles en el Parlamento de Galicia sobre la instalación de una nueva planta de residuos en Riotorto (Lugo), la titular de Medio Ambiente ha defendido que están utilizando «las mejores soluciones técnicas, sociales y económicas» para cumplir el objetivo que marca la UE y que dispone el Gobierno central, con unos plazos que la conselleira ha tachado de «preocupantes».

En esta línea, Vázquez ha puesto en valor la Estratexia Galega de Biorresiduos 2022-2023, en la que la Xunta invierte 60 millones de euros, con la que pretenden que ningún ayuntamiento se encuentre a más de 50 kilómetros de una planta de tratamiento. Así, están previstas cuatro plantas de compostaje, una por provincia, y 13 de transferencia.

El PsdeG, por su parte, ha acusado a la Xunta de escuchar únicamente a los ayuntamientos populares -Riotorto, en este caso–, «dado su sectarismo político habitual», pese a verse afectados por la problemática seis localidades. «Pedimos que escuchen y que, entre todos, hablen», han esgrimido.

El grupo socialista ha abordado así la localización de una nueva planta de residuos en el ayuntamiento de Riotorto, sobre lo que han mostrado su descontento los propios vecinos y el gobierno municipal, que esgrimen daños en las explotaciones ganaderas y perjuicios para los propios vecinos. Daría servicio a las localidades cercanas de A Pontenova, Meira, Pastoriza, Pol y Ribeira de Piquín.

Estos municipios han rechazado la localización en Riotorto, puesto que «encarecería considerablemente» los costes económicos al «partir de cero» y, por esto, proponen el punto limpio de Serra de Meira en Xuncás (A Pastoriza), donde sólo habría que «ampliar».

Ante esto, Vázquez ha instado a los socialistas a no «distorsionar el discurso» y ha asegurado que con esta planta «se reducen costes», al no tener que tratar los residuos en otros emplazamientos más alejados.