La organización gallega de comunidades de montes ha denunciado el «asalto» a la propiedad vecinal con una protesta este miércoles a las puertas del Parlamento gallego, donde ha anunciado una iniciativa legislativa popular en defensa de esta figura tradicional.

Frente al Pazo do Hórreo, varias decenas de personas han coreado consignas como ‘el monte vecinal no se toca’, ‘Feijóo, atiende, el monte vecinal no se vende’ y ‘no, no, no a la expropiación’. Allí han salido a saludarles la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, y el diputado nacionalista Xosé Luis Rivas ,’Mini’.

En declaraciones a los periodistas, el presidente de la organización, Xosé Alfredo Pereira, ha criticado las dos modificaciones en la ley de montes que introduce la Xunta a través de la ley de acompañamiento a los presupuestos, puesto que «hurta el debate» con el sector.

Reclamando su retirada, ha asegurado que «atentan contra el carácter germánico de la propiedad comunal», por la posibilidad de declarar el monte en estado de «grave abandono» y que «pase» a manos de «una empresa forestal o maderera».

Pereira ha censurado así la posibilidad de «confiscación» de los montes en mano común y la «usurpación de la gestión», ante lo que ha avanzado que la organización recogerá firmas para presentar una iniciativa legislativa popular que proteja a esta figura frente a estos «ataques».

EUCALIPTOS «HASTA EN LAS MACETAS»

Por su parte, el parlamentario del Bloque Xosé Luis Rivas, ‘Mini’, ha lamentado que «se está perpetrando un asalto a los montes vecinales» y ha asegurado que el PP «ya se quitó la máscara», puesto que lo que quiere es plantar eucaliptos «hasta en las macetas».

Esto, ha añadido, supone un lastre para los montes vecinales no ya solo como figura tradicional, sino en cuanto a lo que suponen de «uso tranquilo y sostenible».