El grupo CovidBens, formado por un equipo multidisciplinar que incluye microbiólogos, ingenieros, matemáticos, informáticos y químicos de la Universidade da Coruña (UDC) y del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac)-Instituto de Investigación Biomédica (Inibic), ha logrado anticipar la detección de rebrotes con el análisis de aguas residuales, según informa el rectorado.

En concreto, este grupo lleva trabajando desde el mes de abril en el análisis de las aguas residuales de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Bens para determinar la presencia del coronavirus SARS-CoV-2 en la población y hacer un seguimiento de la epidemia de Covid-19 en el área metropolitana de A Coruña.

La investigación finalizó con éxito su primera fase en el mes de octubre, «lográndose los dos principales objetivos previstos». Así, el equipo CovidBens fue capaz de prever los rebrotes epidémicos con dos semanas de anticipación con respeto a los datos clínicos, a partir del análisis de la carga viral de las aguas residuales de A Coruña, Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros.

La base científica del proyecto consiste en que las aguas residuales que llegan desde las casas a la depuradora contienen los restos de material genético del coronavirus de todas las personas contagiadas, sean sintomáticas o asintomáticas.

El equipo CovidBens describió los primeros modelos estadísticos que permiten estimar el número de portadores del virus en el área metropolitana a partir de la carga viral en las aguas residuales.

«Este sistema epidemiológico permite tener una visión real y completa de la magnitud de la epidemia, permitiendo trasladar a autoridades y epidemiólogos los datos, para que se puedan anticipar a los posibles rebrotes», añade la institución universitaria.