El Ayuntamiento de Lugo instalará más de 1.500 paneles fotovoltaicos para así lograr un ahorro energético anual de un 52 por ciento y una rebaja en la factura de la luz de 300.000 euros.

Así lo ha señalado en rueda de prensa la propia alcaldesa, Lara Méndez, junto al concejal de Medio Ambiente, Álvaro Santos. Estos paneles fotovoltaicos se montarán en las dos piscinas, en el edificio administrativo del Seminario, en la sede de la Policía Local, y también en las estaciones de tratamiento y depuración de aguas residuales, entre otros inmuebles de titularidad municipal.

Esta iniciativa se llevarán a cabo tras una subvención del Instituto para la Diversificación del Ahorro Energético, que depende del Ministerio de Transición Ecológica, por un importe de 2,7 millones de euros, a los que hay que añadir otros 700.000 que aportará la administración local.

Lara Méndez ha concretado que se acometerán ocho proyectos como parte de «una apuesta decidida por el medio ambiente, por conseguir un Lugo más verde y más sostenible». Además del ahorro energético, la iniciativa permitirá «reducir la factura» y las emisiones de CO2 (en un 74,5%) y la previsión es que la inversión este «amortizada» en «poco más de dos años»