La subdelegada del Gobierno en la provincia de Pontevedra, Maica Larriba, ha confirmado que «ya no hay manchas contaminantes en la ría» de Arousa, como consecuencia del vertido de fuel detectado el pasado martes procedente de un emisario submarino.

Maica Larriba ha asegurado que «todas las manchas han sido eliminadas» por los medios marítimos que han trabajado en la zona, mediante la aspiración del hidrocarburo que quedaba en superficie y el despliegue de barreras anticontaminación que impidieron la expansión de la mancha.

Asimismo, ha informado de que «el posible foco del vertido», el emisario submarino de O Touro, también «ha dejado de emanarproductos contaminantes».

Precisamente, en un comunicado remitido a los medios, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), ha confirmado que el origen del vertido está en «un emisario submarino, con origen en Punta Touro, de unos 3,5 kilómetros de longitud y a unos 50 metros deprofundidad».

Ese es precisamente el punto en el que se han centrado durante toda la jornada de hoy jueves las labores del remolcador ‘Don Inda’, que ha llevado a cabo trabajos de contención y limpieza.

Asimismo, las embarcaciones del servicio de Guardacostas de la Xunta de Galicia ‘Irmáns García Nodal’ y ‘Paio Gómez Chariño’, junto con una embarcación ‘Subdramar’ se encuentran realizando trabajos de dispersión mecánica en las inmediaciones de Sálvora, donde a primera hora de este jueves se localizaba la mancha principal.

DRONES DE VIGILANCIA

Para la inspección aérea de la zona afectada, además del avión Sasemar 102, se han incorporado al operativo drones de Axega/112, coordinados por el Centro de Salvamento Marítimo en Finisterre, que colaborarán en las labores de lucha contra la contaminación en el mar.

Las imágenes cenitales proporcionadas por los drones permitirán al operativo establecer los medios marítimos y llevar a cabo las labores de contención y limpieza con mayor precisión.

Según informa el Mitma, al estar el origen del vertido localizado en un punto en tierra, es al Seprona de la Guardia Civil a quien corresponde llevar a cabo las diligencias para tratar de localizar el origen y a los responsables del mismo.

Aún cuando se considera que el vertido no está solo controlado sino que prácticamente está eliminado, las autoridades han decidido mantener medios de vigilancia permanente en la zona de modo preventivo.