La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, ha asegurado estar «satisfecha» por la paralización de la estrategia de convivencia con el lobo propuesta por el Gobierno, aunque advierte del «descontrol» en el territorio gallego debido a que, dice, la Xunta ya no dispone de las competencias para tomar medidas al respecto.

Este miércoles, tras participar en un acto en Santiago, la responsable autonómica se ha referido a la paralización de la ley de convivencia con el lobo para que las comunidades autónomas presenten sus alegaciones.

Vázquez ha subrayado que «no se ha contado con los datos que se tienen que contar» y echa en falta un censo de la población de lobos en las comunidades en las que existe una mayor presencia de este animal.

Además, ha calificado de «totalmente inviable» la propuesta y ha insistido en la falta de consenso entre el Ejecutivo y las comunidades autónomas para tomar esta medida.

CUBRE DE SANTIAGO

Por otra parte, Vázquez se ha mostrado sorprendida por «el paso atrás» de Extremadura y La Rioja sobre este asunto después de que estas comunidades autónomas se descolgasen de la propuesta de Cantabria en el foro de presidentes autonómicos celebrado el martes en Santiago para blindar una posición común sobre el lobo.

La ejecutiva de Medio Ambiente ha pedido al Ministerio de Transición ecológica que «reflexione» sobre la situación, ya que lo considera «el inicio de más estrategias que se quieren sacar adelante sin contar con las comunidades autónomas».

También ha considerado una «incongruencia» que el lobo forme parte del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) antes de tener lista la estrategia de convivencia.

Sobre esto último, ha vuelto a insistir en la falta de un censo y se ha mostrado escéptica sobre la decisión de elevar al lobo al máximo nivel de protección tratándose, según los datos de la Xunta, de una especie en expansión.