El Monbus Obradoiro, que este martes anunció un positivo por COVID-19 en su plantilla, ha confirmado la detección de cinco nuevos positivos en el equipo, situación que ha llevado a la Liga Endesa a suspender su próximo partido contra el Movistar Estudiantes.

«Una vez conocidos los resultados, tal y como dicta el protocolo aprobado por la ACB y el Consejo Superior de Deportes, tanto los afectados como el resto de la plantilla permanecen aislados en sus domicilios y se ha comunicado de inmediato a la Liga, así como a las autoridades sanitarias competentes. A la espera de los próximos pasos a seguir, el club quiere agradecer las diferentes muestras de ánimo recibidas», transmitió el club gallego en un comunicado.

Ante esta situación, su partido contra el Estudiantes, que debía disputarse el próximo fin de semana, se ha aplazado al jueves 21 de enero a las 20.30 horas. Antes, el siguiente encuentro que figura en su calendario es contra el MoraBanc Andorra el 7 de enero, un compromiso que ahora queda en el aire.