La Real Federación Gallega de Fútbol estudia alternativas al uso de mascarillas en partidos y entrenamientos, cuya obligatoriedad fue dictada para toda práctica deportiva el pasado viernes en una orden de la Consellería de Sanidade que reserva a las autoridades autonómicas de cada especialidad la posibilidad de elaborar protocolos propios.

En un comunicado, la entidad que preside Rafael Louzán señala que, tras conocer la orden, inició una ronda de contactos con los agentes del fútbol gallego, entre los que existe «unanimidad» a la hora de rechazar el uso de mascarilla en la práctica deportiva.

«Ninguno de los futbolistas, de los entrenadores, de los árbitros, ni de los clubes consultados dieron una valoración favorable del uso de mascarilla y en respuesta a esa valoración unánime, la Federación tiene claro que debe buscar y trabajar a fondo para poner en marcha esas soluciones alternativas», incide la federación.

De este modo, y tras agradecer «el esfuerzo» de la Secretaría Xeral para o Deporte y de la Conellería de Sandiade para «recuperar cierta normalidad en el deporte», avanza el inicio de un estudio para presentar un «protocolo actualizado» que proponga alternativas al uso de mascarillas.