El pasado diez de febrero el DOG publicaba una “instrucción” que, cuando menos, sorprendió a las federaciones deportivas gallegas. En ella se disponría la obligatoriedad para todo el cuerpo deportivo federado gallego de enviar a la Secretaría Xeral para o Deporte el reglamento de cada ente federativo para la extensión de licencias deportivas. Las quejas de algunas federaciones obedecían a que el documento argumentaba motivos para que la Secretaría Xeral pueda realizar auditorías económicas y de gestión. Otro elemento de molestia fue no haber comunicado el envío al DOG de este documento, que algunas fuentes calificaron como hecho con “nocturnidad y alevosía”.

LEY DEL DEPORTE A MEDIO HACER

“Existe una buena comunicación entre la Secretaría Xeral y las federaciones. Lo que no gustó fueron las maneras en que se comunicó la instrucción de febrero” dicen desde la Federación Gallega de Piragüismo. Desde esta federación consideran que una actuación como la anunciada en el documento de febrero “causa mucha inseguridad” entre los órganos deportivos federados.

El motivo de la inseguridad nace a partir del artículo 27 de la Ley del Deporte, donde se declara que para participar en las competiciones oficiales federadas, universitarias o escolares “será necesario estar en posesión de, respectivamente, la correspondiente licencia federativa, universitaria o escolar, de acuerdo con las condiciones de expedición que se establezcan en las disposiciones de desarrollo de esta ley”. “Lo difícil es que haya un reglamento sobre licencias si en la propia ley no se especifica cómo hacerlo” dicen desde Piragüismo.

Estamos de acuerdo con las auditorías económicas, pero las auditorías con algo que no está reglamentado crean inseguridad”. La interpretación para las fuentes consultadas es que la Secretaría General para el Deporte publicó en el DOG la instrucción “para darle apoyo legal”. En el caso de Piragüismo sí hubo una auditoría sobre las instalaciones que no dio resultado negativo.

ESTAS FORMAS DE ACTUAR, ¿POR QUÉ?

¿Por qué la Secretaría Xeral para o Deporte actuó de una manera tan sorpresiva sobre las federaciones? La Secretaría Xeral, dirigida por José Ramón Lete Lasa, depende directamente de la Presidencia de la Xunta de Galicia. “Las federaciones son entes privados que tienen competencias delegadas por la Xunta” dicen de la Federación Gallega de Ciclismo. Ahí reside el miedo de algunas federaciones, que los órganos de gobierno de una federación que “no cumpla” según la Secretaría Xeral sean sustituidos o dirigidos directamente desde el organismo público para el deporte.

La Secretaría General vincula sus actuaciones “al artículo 5.1. h) de la Ley 3/2012, de 2 de abril del deporte de Galicia, en redacción dada por el artículo 28. uno de la Ley 4/2021, de 28 de enero , de medidas fiscales y administrativas”. Entre las facultades de la Administración deportiva autonómica figura la de “aprobar los estatutos de las entidades deportivas, así como los reglamentos electorales, los reglamentos de licencias y los reglamentos relativos al funcionamiento interno de las federaciones deportivas, al objeto de supervisar con carácter previo estos reglamentos y así evitar las disfunciones y conflictos que se producían con anterioridad y que eran causa de procedimientos ante el Comité de Justicia Deportiva”.

En relación a la concesión de licencias, la respuesta es que en la Ley de 2012 ya se recogía como contenido mínimo de los Estatutos de las Federaciones deportivas. Así el artículo 55 señalaba que los estatutos de una federación deberían regular o contener por lo menos:

d) Los requisitos de adquisición o pérdida de la condición de federado y los derechos, deberes y responsabilidades de todos sus integrantes.
l) El régimen de concesión de licencias federativas y condiciones de estas.

Todo esto no resuelve para algunas federaciones a falta de concreción en materia de desarrollo de la ley del deporte gallego. Entonces, ¿qué ocurrió para que en febrero de 2021, usando una maniobra legal como es apoyarse en el DOG, Deporte decidiera una intervención por sorpresa? “Creemos que era una forma de buscar algo, alguien no estaba haciendo las cosas como querían” señalan desde Piragüismo, pues esta federación añade que “más tarde reconocieron que no eran las formas, creemos estaban buscando gamusinos”.

Dentro del mundo del deporte federado en Galicia la sensación es que la Ley para el deporte gallego no está totalmente desarrollada. Esto crea situaciones como la vivida en febrero cuando la Secretaría Xeral para o Deporte decidió realizar auditorías en las diferentes federaciones. Los modos no gustaron, la Secretaría reconoció que no eran formas mas, ¿por qué lo hizo? Una fuente anónima vinculada al deporte federado en Galicia considera que fue un golpe de mano para que nadie escape al control de la Secretaría.