Algunas de las organizaciones que se dedican en Galicia al apoyo a las mujeres prostituidas, coinciden en que no hay un perfil claro de consumidor de sexo por pago. La realidad demostró a estas organizaciones que tanto la idea de rito iniciático como la búsqueda de algo «diferente», siguen siendo dos de los motivos que incitan al putero a procurar relaciones mediante un intercambio monetario. Y aunque las sociedades han cambiado algunos hábitos para mejor, si hablamos de comportamiento sexual, los roles no parecen tener variado, pues la idea es que ellas serán sumisas y ellos activos. Si esta situación no se da de manera fácil, la manera de acceder a ella es mediante pago, esto empodera al consumidor para llevar adelante prácticas que, en ocasiones, se denominan extremas.

GENTE JOVEN Y PROSTITUCIÓN

Si bien no existe un prototipo de consumidor de prostitución, lo que sí se ha visto durante los últimos años ha sido el aumento del uso de esta práctica como evasión lúdica. “Hay mucho cliente joven que usa la prostitución como ocio”, dicen desde la asociación Vagalume. Además se le añade que junto al sexo está también el consumo de drogas, sobre todo en pisos donde se pueden ocultar estos usos mejor que en un club.

Aparte de esto, si se habla de gente joven y sexo de pago, uno de los trazos distintivos entre las personas más jóvenes que acuden a los servicios sexuales mercantilizados, es que “la juventud busca llevar adelante lo que ve en la pornografía”, la pornografía que consume a través de Internet, sobre todo. “Creemos que es buscar o realizar lo que tienen en su imaginario y que pueden llevar adelante con personas a las que les pagan”.

No obstante, este consumo hecho para materializar fantasías o deseos inspirados en productos de la Red, no refleja tampoco ningún tipo de avance dentro de lo que sería la libertad sexual de las personas. “A veces la gente joven interpreta la libertad desde un punto de vista unilateral, es decir, no piensa que detrás de la persona que se prostituye hay una red de trata”, por tanto, no valora la coerción y violencia de diferentes tipos que hay detrás de la trata de personas. El que interesa es el consumo rápido y “a la carta” de sexo.

¿FRACASO EDUCATIVO AFECTIVO-SEXUAL?

La pregunta es por que gente tan joven necesita, a día de hoy, recurrir a los servicios de la prostitución?” “Creemos que es cuestión de falta de autoestima y por tener como modelo sexual iniciático la pornografía” dice la psicóloga Liliana Freijeiro. Esto lleva parejo también que dentro del rol de género desarrollado entre la adolescencia contemporánea “parece que la mujer tiene asociada la cuestión afectiva y los hombres una postura de expertos”.

Una de las metas que se fijaron las democracias también en tiempos recientes, fue a desarrollar una educación afectivo-sexual con la intención de tener unas sociedades más plurales, abiertas y tolerantes cara las relaciones sexuales y la diversidad. El objetivo no se consiguió en su momento, bien por cuestiones presupuestarias, administrativas o simplemente ideológicas.

Así, Noa Díaz, parlamentaria del PSdeG, apunta que “habría que poner en marcha todas las instituciones, mas se hay voluntad puede hacerse”. Con todo, el apoyo a iniciativas como esta deben tener un soporte institucional multidisciplinario. El motivo es combatir los estereotipos que llevan generaciones anclados entre las personas y que también afectan a la gente más joven.

Todo eso puede combatirse con educación, porque si es cierto que hay un repunte de consumo de prostitución entre gente nueva, las TIC y la pornografía están detrás”. Para eso, Díaz ve necesarias campañas de concienciación, sobre todo en ámbitos educativos. “La sociedad hoy está preparada para que los niños tengan educación afectivo-sexual para romper actitudes que luego tendríamos como adultos”.

La educación afectiva no obstante, quedó relegada en los currículos escolares, no solo en Galicia y España. “Las democracias que tenemos alrededor tampoco están más avanzadas que nosotros, mas pienso que vamos poco a poco con los tiempos” dice Díaz.

El mayor número de adolescentes consumidores de prostitución parece responder a un intento de reproducción de roles. Estos roles son extraídos del consumo intenso de pornografía en Internet y la creación de una visión errada de la sexualidad. De esta manera, la educación afectivo-sexual, además de la educación para la ciudadanía, serían según algunas posturas políticas, una vía de solución la estas cuestiones.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Tu nombre