InicioCIENCIA Y MEDIO AMBIENTESantiago de Compostela presume de calidad de suelo urbano

Santiago de Compostela presume de calidad de suelo urbano

Publicada el


Pasear por Santiago de Compostela es caminar por uno de los mejores suelos urbanos que uno puede pisar. Con un “bajo grado de artificialización” humana, el suelo de la capital gallega “no presenta las características típicas de los suelos urbanos en otras ciudades y es más similar a los naturales y agrícolas de Galicia”. Así lo constata un estudio firmado por Remigio Paradelo, Cecilia Herbón y María Teresa Barral, investigadores en el CRETUS (agrupación multidisciplinar en el campo de las tecnologías ambientales de la Universidad de Santiago de Compostela).

Para llegar la esta conclusión, analizaron las principales propiedades fisicoquímicas de muestras tomadas en 56 puntos de la ciudad con características y usos distintos.

«La conservación de estos suelos con un bajo grado de artificialización es esencial, porque pueden proporcionar una amplia gama de servicios ecosistémicos”

“En general, los suelos no muestran varias de las características comunes de otros suelos urbanos, como alcalinidad, alta densidad aparente o grandes cantidades de artefactos, y su composición es muy similar a sus homólogas naturales en la región”, describen los investigadores.

Esto hace que “la conservación de estos suelos con un bajo grado de artificialización sea esencial, porque pueden proporcionar una amplia gama de servicios ecosistémicos”, subrayan.

Los investigadores encontraron que los suelos de Compostela son “ácidos, de textura gruesa y ricos en materia orgánica, con diferencias en la composición del suelo y las propiedades químicas debido a la diversidad del material parental y el uso del suelo”.

Con todo, dicen, la “diferencia más obvia de los suelos de Santiago de Compostela con otros suelos urbanos es su acidez”, ya que en la capital gallega “no se observó el alto pH típico de los suelos urbanos debido a la presencia de mortero [mezcla de cemento o cual con arena], y otros materiales carbonatados”.

La otra diferencia sobre la que ponen el foco es que si normalmente los suelos de las ciudades presentan “grandes cantidades de material grueso y/o artefactos [algo en el suelo reconocible hecho o extraído de la tierra por los seres humanos]”, en Santiago estos “no son muy abundantes”.

“Aunque los artefactos están presentes en todos los suelos y, por tanto, permiten identificarlos como inequívocamente urbanos, representan de promedio solo un 0,6% de la masa del suelo. Esto sería indicativo de un bajo grado de artificialización”, comentan.

«La diferencia más obvia de los suelos de Santiago de Compostela con otros suelos urbanos es su baja acidez”

Por otro lado, casi todos los suelos urbanos de Compostela estudiados en este trabajo presentaron “altos contenidos de carbono orgánico y nitrógeno, similares a los suelos naturales y agrícolas en la región”, añaden.

Esto, exponen, “es el resultado de una combinación de factores socioeconómicos que han reducido el impacto de la urbanización con respecto a otras ciudades”. Es por esto que consideran que “la preservación de estos suelos ‘pseudo-naturales’ es esencial para la ciudad debido a la amplia gama de servicios ecosistémicos que pueden proporcionar, en comparación con los suelos que fueron más afectados por la urbanización”.

VENTAJAS

Las características del suelo de Compostela permiten que, “de manera similar a los suelos naturales o agrícolas”, estos proporcionen “una gama más amplia de servicios ecosistémicos que los suelos severamente impactados, en particular con respeto a los servicios de aprovisionamiento (producción de alimentos y apoyo para la vegetación, entre otros) y servicios de regulación tales cómo como almacenamiento de agua o escorrentía y control de inundaciones”, describen.

En este sentido, consideran que la existencia de estos suelos en la ciudad “es muy positiva” e insisten en la importancia de su conservación, “esencial para los ecosistemas urbanos”.

“Nuestro trabajo muestra que los suelos de Santiago de Compostela se preservaron bien de los impactos que a menudo vienen con la urbanización, a pesar de la larga historia de la influencia antrópica [humana] en esta ciudad, que se remonta a la Edad Media. Esto apunta a una baja presión que es el resultado de una combinación de factores locales y regionales”, prosiguen.

La inclusión de la ciudad en la lista del Patrimonio Mundial «jugó, sin duda, un papel indirecto pero muy importante en la limitación de los impactos de la urbanización en los suelos»

Así, apuntan primero a que la ciudad “nunca fue destruida por una guerra (como es el caso en muchas ciudades europeas) o por desastres naturales, por lo que no fue objeto de grandes proyectos de reconstrucción”.

Y en segundo lugar, señalan que “las transformaciones sociales que condujeron a la intensificación de la urbanización fueron lentas y poco intensas en Galicia”, a diferencia del “importante crecimiento urbano que ocurrió en otras regiones europeas durante el siglo XIX” y que “no se produjo en Galicia hasta la década de 1970”.

Además, destacan que “el bajo desarrollo industrial de Santiago, que evolucionó como un centro administrativo, político, educativo y religioso en lugar de como una ciudad industrial, produjo un retraso adicional en la expansión urbana en comparación con otras ciudades de Galicia”.

Por último, creen que la inclusión de la ciudad en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco en 1985, “jugó, sin duda, un papel indirecto pero muy importante en la limitación de los impactos de la urbanización en los suelos, al estimular el mantenimiento del tejido urbano compacto de Santiago contra la expansión urbana incontrolada”.

En opinión de Remigio Paradelo, “el estudio de los suelos urbanos nos proporciona herramientas para racionalizar la gestión de los espacios en las ciudades”. Así, por ejemplo, “resulta útil a la hora de seleccionar la zona más adecuada para establecer una zona verde, para localizar infraestructuras que impliquen el sellado del suelo o para situar una instalación industrial”.

En definitiva, considera que “los suelos urbanos deberían ser considerados un elemento y recurso esencial del ecosistema urbano, ser estudiados y tenidos en cuenta en la planificación urbana”, lo cual “contribuirá a responder de manera más eficaz a los complejos retos ambientales asociados a la urbanización y a avanzar hacia la construcción de ciudades sostenibles”.

últimas noticias

Turismo.-El sector turístico supera los 87.300 afiliados a la SS en mayo en Galicia, un 4% más que el año pasado

Los afiliados a la Seguridad Social vinculados turismo en Galicia alcanzaron el pasado mayo...

Galicia gana 1.572 afiliados extranjeros en mayo, un 2,5% más

Galicia registra de media 1.572 afiliados extranjeros más a la Seguridad Social en mayo,...

Acepta dos años de cárcel y el pago de 120.000 euros por dar una brutal paliza a otro joven en Nigrán en 2020

El único acusado de dar una brutal paliza a otro joven en Nigrán (Pontevedra)...

Los salarios suben un 6,4% en Galicia en el primer trimestre, aunque siguen por debajo de la media española

El coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie)...

MÁS NOTICIAS

Multitudinaria marcha en Pontevedra «contra las celulosas»: «Ni Ence en la ría ni Altri en A Ulloa»

La Plataforma en Defensa de la Ría (APDR) de Pontevedra le ha dado un...

La Xunta invierte 60.000 euros en el estudio de distribución de diferentes especies de helechos de valgada

La Xunta invirtió cerca de 60.000 euros en el estudio de la distribución y...

Eliminado un punto de vertido en el ayuntamiento de Vedra (Pontevedra)

La Consellería de Medio Ambiente e Cambio Climático, mediante Augas de Galicia, eliminó un...